Cerebros

Un hábitat de la memoria

Litografía en seco y china-colle

La serie Cerebros fue concebida para la I Bienal internacional de grabado y arte impreso – BIGAI 2019, con el tema de la memoria. Un asunto que antes he explorado y que ahora decidí abordar haciéndome la pregunta ¿en donde habita la memoria?

Pienso en el cerebro como un órgano frágil y potente. Efímero por ser orgánico y susceptible de enfermedad. En algún momento morirá, y eso me parece maravillosamente terrorífico. 

¿Qué somos sin la memoria y los recuerdos? 

La pérdida de una persona importante para mí fue un punto de partida para hacer consciencia sobre, que la memoria perdida es otra forma de muerte. Cuando comprendí que nombrar es honrar, fue que empecé a hablar más sobre mis difuntos.

Los recuerdos son efímeros, igual que nosotros. 

Descubrí que perder mis recuerdos es de mis miedos más grandes y que el recuerdo se pierde cuando se calla. Por otra parte, hablar y expresar lo que me acontece estimula mis memorias.

Muchas veces desearíamos que el presente dure más. Paradójicamente, es entonces cuando hacemos que dure menos, porque la añoranza nos aleja del ahora. Es por este fenómeno que me doy cuenta de que podemos añorar lo que tenemos, además de lo que ya hemos perdido. Subestimamos a nuestro órgano Cerebro y por eso no procuramos su cuidado con tanta atención. Damos por hecho que lo tendremos siempre, aunque no tengamos certeza de qué tan frágil es en realidad. 

Donde habita la memoria
Transfer, litografia en seco, colografia (8/8) • 10cm x 10 cm • Marialuisa 22 cm x 22 cm • 2019
El color de una memoria
China-colle, transfer (P/A) • 10cm x 10 cm • Marialuisa 22 cm x 22 cm • 2019
Sistemático
China-colle, transfer (P/A) • 10cm x 10 cm • Marialuisa 22 cm x 22 cm • 2019
Soy
Transfer (P/A) • 7.5cm x 5cm • Marialuisa 22 cm x 22 cm • 2019

La memoria, así como la intimidad de los pensamientos y el divague de ellos, es un tema con el que la artista morelense suele trabajar. Suele oscilar entre lo figurativo y lo abstracto, pero en «El color de la memoria» y «Donde habita la memoria» la grabadora privilegia lo primero, bajo una óptica de añoranzas sepias que pueden hacernos pensar en la fragilidad suspendida de un órgano que, quizá indefenso, navega en medio de lo inestable.

Andrea Flores

Piezas seleccionadas:

“Donde habita la memoria”

“El color de una memoria”

Menú